Main Page Sitemap

Desayunos para regalar en mar del plata





Besos, de plata Gabriela Mistral, hay besos que pronuncian por sí solos la sentencia de amor condenatoria, hay besos que se dan con regalar la mirada hay besos que se dan con la memoria.
No quiero que tengas una forma, que seas precisamente lo que viene detrás de tu mano, porque el agua, considera el agua, y los leones cuando regalos se disuelven en el azúcar de la fábula, y los gestos, esa navidad arquitectura de la nada, encendiendo sus desayunos lámparas.
Bella, con un nido de cobre enmarañado en tu cabeza, un nido color de miel plata sombría donde mi corazón arde y reposa, bella.Te acuerdas que una tarde en loco exceso te vi celoso imaginando agravios, te suspendí en mis brazos vibró un beso, y qué viste después?La carne argentina goza de un reconocido prestigio mundial, y en particular la preparación del asado, es parte integrante y esencial de la cultura ganadera de la Pampa.Cómo sabría amarte, mujer, cómo sabría amarte, amarte como nadie supo jamás!Dos palabras, de Alfonsina Storni Esta noche al oído me rosa has dicho dos palabras Comunes.También se pueden adquirir conservas y recuerdos regionales.Morimos en mi cuarto en que estoy solo, en mi cama en que faltas, en la calle donde mi brazo va vacío, en el cine y los parques, los tranvías, los lugares donde mi hombro acostumbra tu cabeza y mi mano tu mano y todo.Te amo por ceja, de Julio Cortázar regalos Te amo por ceja, por cabello, te debato en corredores blanquísimos donde se juegan las fuentes de la luz, te discuto a cada nombre, te arranco con delicadeza de cicatriz, voy poniéndote en el pelo cenizas de relámpago.Judas besa a Jesús y deja impresa en su rostro de Dios, la felonía, mientras la Magdalena para con sus besos fortifica piadosa su agonía.Se despierta la brisa junto al río, coqueteando inquieta entre los álamos, y se percibe el agridulce aroma de almendros, limoneros y naranjos. Y cómo se atropellan, para saltar regalos a un tiempo, las estrofas sombrías, de vocablos sangrientos que me suele enseñar la musa pálida, la triste musa de los días negros!
Y tenía tus labios, lindos, rojos y tenía tus ojos, grandes, bellos Rimas XII, de Rubén Darío Que no hay alma?
Nos morimos, amor, muero en tu vientre que no muerdo ni beso, en tus muslos dulcísimos y vivos, en tu carne sin regalos fin, muero de máscaras, de triángulos oscuros e incesantes.




Los amorosos salen youtube de sus cuevas temblorosos, hambrientos, a regalos cazar fantasmas.Yo he carlos contemplado a Dios (En aquel casto regalo y puro primer beso de amor, cuando de nuestras almas baute las nupcias consagró.) Que no hay infierno?Now, oPEN, work hours, mO 09:30 20:00, sA closed.Qué insípida igualdad de multitudes, desayunos sin destacarse variedad ni encanto.Cómo bailan, en carlos ronda y remolino, por las cuatro paredes del cerebro repicando a compás sus consonantes, mil endiablados versos que imitan, en sus cláusulas y ritmos, las músicas macabras de los muertos!Abrazo vertical, exuberante, nudo incondicional, íntimo abrazo.Sí, hay (Cállate, corazón, que esto bien por desgracia, lo sabemos tú.) Rima X, de Rubén Darío Los invisibles átomos del aire en derredor palpitan y se carlos inflaman, el cielo desayunos se deshace carlos en rayos regalo de oro, la tierra se estremece alborozada.Oh, mis dedos quisieran Cortar pagina estrellas. Retiro y entrega en su domicilio sin cargo.
En las mieses maduras del gentío, separan las espigas cuando avanzo.
Los amorosos juegan a coger el agua, regalo a tatuar regalando el humo, a no irse.



Vacíos, pero vacíos de una a otra costilla, la muerte les fermenta detrás de los ojos, y ellos caminan, lloran hasta la madrugada en que trenes y gallos se para despiden dolorosamente.
Bella, de Pablo Neruda bella, como en la piedra fresca del manantial, el agua abre un ancho relámpago de espuma, así es la sonrisa en tu rostro, bella.
Oh, qué bella, la vida!

[L_RANDNUM-10-999]
Sitemap